12.11.11

Julio Vanzo


 Buscando en google alguna foto de Norah Lange, la mujer de la que se enamoró Borges y que agarró Oliverio Girondo, encontré este dibujo. O sea, Borges no se agarró a Oliverio Girondo, sino que Norah Lange se agarró a Oliverio Girondo, o quizá éste último se agarró a aquella.

 Importa un comino ahora. Ni miré lo que había en la página esa de Norah Lange. Miré el dibujito éste. Me pareció un dibujo muy lindo de mirar. La modelo está de frente. Yo me las veo en figuritas dibujando narices de frente. Invento sombras, añado tabiques, hago zonceras y zozobro. Ojalá que a Julio Vanzo le haya ido mejor con su musa que a Borges con la suya. Pobre, mirá si Julio Vanzo al final de sus días se tuvo que consolar con una María Kodama, con una Yoko Ono. ¡Oh, no!


 Al parecer, Borges se agenció un revolver y viajó en tren hasta un hotel donde alquiló un cuarto y todo, para pegarse un corchazo que al final no se pegó. ¡Pobre chobi!