29.9.14

El chico ya no tiene miedo. Ahora tiene perro.


 Mi mamá va a un taller de cuenta cuentos y para contar los cuentos sin leerlos, se ayudan con dibujos. Cuando hay muchos objetos o enumeraciones de personajes o situaciones, un vistazo al dibu sirve de mapa de ruta, hoja de orientación, encarrilamiento de acciones que hacen avanzar la escena. Porque una persona que cuenta un cuento puede perderse por concentrarse como la gente posesa, en inflexiones de la voz, en ademanes teatrales, en desplegar la mímica de un sigiloso lobo feroz.

 Bueno, hace un rato dibujé estos personajes de un cuentito de Graciela Beatríz Cabal para que mi vieja se ayude.