25.2.15

Mar de nombres



 El Tao carece eternamente de nombre.

 Aunque pequeño en su Simplicidad Primordial, no es inferior a nada en el mundo.

 Con que sólo un gobernante pudiera atenerse a él, todas las cosas le rendirían homenaje.

 Cielo y Tierra se armonizarían y harían llover un suave rocío.

 La paz y el orden reinaría entre los pueblos, sin necesidad de órdenes superiores.

 Una vez dividida la Simplicidad Primordial, aparecieron los diferentes nombres.

 ¿Acaso no existen hoy día suficientes nombres?

 ¿No ha llegado ya el momento de parar?

 Saber cuándo hay que hacerlo es preservarnos del peligro.



24.2.15

Tim sabe


 El que sabe, sabe.





21.2.15

19.2.15

¡Blurrrggghhhh!





Pa' que tengan


 Ja ja. Lo que será el peor...




El farolero de El Principito, by Gaturro

 Y, la verdad que sí.
 Se supone que la expresión del farolero no es como la que hizo Nik acá.
 Creo que nunca leyó el libro.
 Y bueno, ¿por qué lo haría?

15.2.15

Manual del desafecto




 Y ahí van los dicharachobis, a buscar instrucciones en el manual del desafecto. No dice gran cosa allí.

 Que la gente no te acepta como sos, o que no te acepta siquiera.

 ¡Está muy bien!



14.2.15

En mis ratos libres

Clic para ampliar.








12.2.15

Máma mía, ¡esto pega mal!



Boludo, esto no puede ser más feo...




10.2.15

¡Ja ja!









 Dese luego, hay más ilustraciones increíbles, pero sólo los que paguen el menudo precio de lo que cuesta esta garompa gema podrán deleitarse con el talento que despliega Nik. Qué delicada sensibilidad, señores, cómo logra captar el alma de la obra del querido Antoine de Saint-Exupéry. Si estuviese vivo y volviese a ver esto, seguro que se sube al avión en plan kamikaze y se estampa contra la casa del creador de Gaturro, ja ja... 


 Igual, creo que tirarle mala onda no genera nada bueno. Pues cualquiera puede arrojar mala leche, pero no cualquiera suma sin restar.


Auhh


8.2.15

Nunca es tarde



 Vi algo en los kioskos de diario que captó mi atención. Una nueva versión de la obra cumbre de Antoine de Saint-Expéry, pero con dibujos de Gaturro. Jah'migo, lo que es la debacle cultural. Pero encontré muy movilizador el coso ese, porque de lo nauseabundo que es, de lo mersa y kitsch resulta estimulante. ¿Por qué no hacer algo, por qué no intentar algo? Si Nik lo hace, cualquiera puede. Sólo hay que tener ganas y constancia. Al chabón no le importa nada, se creé impune como para salir indemne de embadurnar una obra digna como El Pincipito con sus dibujos pletóricos de mal gusto. Hay que tener valor para intentar eso, o un ego a toda prueba. O mucha sed por el dinero. O todo eso junto. O sea, la gente lo va a comprar, porque el precio es competitivo. La versión económica de El Principito sale más de 100 mangos, nuevo, en una librería común y silvestre. El Principito by Gaturro, está a sólo 44.90 billetitos.

 En fin, la verdad que estas pedorradas me resultan movilizantes. Me dan ganas de hacer dinero dibujando gronchadas turulísimas, total, a la gente le encantan. Le encantan sus precios competitivos.




5.2.15

2.2.15

Para no ser como los demás

Clic para ampliar.

 En general, no me agrada la gente que habla mal de otros. Pero yo mismo soy muy de esa manera.

 A veces me canso de ser como soy.

 Con un poco de observación de las propias costumbres, esto cambia.

 Si se unen mis lapsos de conciencia, esto cambia.

 Empezando hoy mismo.