13.12.15

Le come la cabeza



 En esa isla está todo quebrado, cada granito de arena está molido a trompazos y si un barco se quiere hundir en su costa lo logra pero yo recomiendo otras tropicostras. Y decís “Todo vale porque la pasión no espera”. Y con premisas como aquella me quieren manducar, me quieren papear. No sé qué flashás pero quiero ser feliz donde los brazos de nadie sean tan largos como para hallarme-desollarme. Necesito las lecciones del silencio. Que todos sean como quieran, mejor no volver a aceptar un obsequio que me encadene ni un poquito.