30.8.16

Está muy bien

 Se rumoreaba entre el pueblo que Chuang Tzu tenía muy buenas dotes para el dibujo. Cuando este rumor llegó a oídos del rey, éste lo mandó llamar a la corte y una vez allí, le dijo:

 “Sé que estás muy dotado para el dibujo, ¡quiero que me dibujes un cangrejo!”

 A lo que Chuang Tzu respondió:

 “Muy bien, pero ahora no puedo, necesito tiempo”

 Entonces el rey le dijo:

 “De acuerdo, puedes tomarte el tiempo que necesites”

 Y esperando una respuesta muy diferente, el rey le preguntó:

 “¿Cuánto tiempo necesitas?”

 Chuang Tzu, sin más respondió:

 “Necesito cinco años”

 El rey se sintió contrariado, pero como ya le había concedido previamente lo solicitado, tuvo que acceder a la petición y a continuación Chuang regresó a su casa.

 Pasados los cinco años, el rey mandó llamar a palacio de nuevo a Chuang Tzu y una vez en su presencia le dijo:

 “Han pasado ya los cinco años, ¿habrás tenido tiempo suficiente para dibujarme el cangrejo o es que necesitas más?”

 A lo que Chuang Tzu respondió:

 “No he tenido el tiempo suficiente para dibujarlo, necesito cinco años más”

 Y nuevamente Chuang Tzu abandonó el palacio sin haber dibujado nada.

 Pasado el plazo de los cinco nuevos años y agotado el tiempo, Chuang Tzu fue llamado otra vez al palacio. 

 Entonces nada más entrar a la presencia del rey y sin mediar palabra, tomó un pincel y en un instante y de un solo movimiento, dibujó el cangrejo más perfecto que jamás se había visto, entregándoselo al rey.