24.6.18

Unas palabras sobre Juan Gris

Juan Gris - Casa parisina.
(Clic para ampliar)

 Su porte altivo disimuló en forma notable su asombrosa ingenuidad e introversión. Nadie podía imaginar que ese hombre elegante, de "apostura gallarda", como señalan las crónicas de la época, escondía una personalidad conflictiva, capaz de transformarse en un monstruo pedante y egocéntrico. Para algunos —quienes podían desentrañar su interior celosamente protegido— resultaba agradable; para otros —ignorantes de sus conflictos— era un desubicado que tenía muchas ínfulas. En Francia, especialmente, decían por lo bajo que se comportaba como un director exitoso cuando en realidad su condición de simple ilustrador en un medio gráfico modesto debería haberlo mantenido apartado y discreto. Así fue en todo el notable artista desaparecido a los 40 años. Una vida breve que le alcanzó para ganarse un lugar entre los grandes.